Rayuela, de Julio Cortázar

¡Hola, gente!

Por fin tengo el gusto de escribiros sobre Rayuela, la obra más conocida del escritor Julio Cortázar y la cual guardé durante mucho tiempo para poder leerla en alguna etapa de mi vida en la que tuviera suficiente tiempo y tranquilidad. Lo decidí así ya que es un libro con múltiples referencias y que da para reflexionar e inspirarse, así que después de casi dos años en la estantería, por fin lo devoré.



Rayuela fue publicada por primera vez en 1963, convirtiéndose en una referencia mundial de la literatura hispanoamericana. Llama la atención la construcción de la novela por parte de Cortázar que, en un intento (conseguido) de involucrar al autor, ideó diversas maneras de leer el relato, tal como ilustra la siguiente imagen, una de las páginas que precede a la historia en el libro:


Curioso, ¿verdad? Pues bien, creo importante decir que, en mi caso, yo decidí seguir el orden que corresponde al «segundo libro» y que es el de la lista de capítulos que dejó el autor en esta página.

Contextualizando la historia, esta se desarrolla al principio en París, donde alrededor del protagonista, Horacio Oliveira, se suceden las diferentes tramas. Otros personajes importantes son La Maga, con quién Horacio mantiene una relación, el hijo de esta: Rocamadour, el grupo de amigos e intelectuales del prota... Más adelante también aparece Argentina y otras personas relevantes de este emplazamiento como Talita y Traveler.

Teniendo en cuenta la variedad de historias que ofrece Rayuela, tal vez ofrecer un único argumento pueda resultar un poco farragoso. Simplificando, podemos decir que es la historia de Horacio Oliveira, un argentino con pocos recursos, durante dos etapas de su vida y dos lugares diferentes.

En su etapa en París, sus vivencias transcurren en relación a su aventura con La Maga, una mujer pasional y poco racional, en contraposición a la personalidad de Oliveira. También destaca el grupo de colegas apodado como el Club de la Serpiente, entre quienes surgen diálogos y relaciones sobre arte, literatura, o asuntos de índole más personal que aportan gran riqueza al argumento.

La otra parte, la de Buenos Aires, se desenvuelve con la aparición de Talita y Traveler, una pareja amiga de Horacio, gracias a quienes consiga trabajo. Sin embargo, es aquí también donde el protagonista empieza a enloquecer, adoptando comportamientos extraños.


Rayuela no es una historia convencional, no es un relato que se lea de forma lineal, con un principio y un final comunes, no. El carácter poético transcurre durante toda la obra, se observan divagaciones del autor, reflexiones que invitan a pensar y a tomarlas con calma para saborear su significado... Incluso, en ocasiones (y esto es completamente subjetivo), tengo la sensación de que las experiencias de los personajes se alejan de lo real y parecen formar parte de un sueño, de una metáfora que quizás represente mejor aquello que quiso revelar Julio Cortázar.

Si se repasan los «capítulos prescindibles», observaremos que muchos de ellos no son creaciones del autor que pertenecen a la misma historia, sino retazos, fragmentos de otros textos de diferente índole que Cortázar extrajo para introducirlos en su obra.


En mi opinión es una obra más que recomendable, por una parte por lo innovador de su estructura y, por otra, por la manera de contar la historia en sí, los recursos que utiliza su autor, las metáforas, la estética de cada una de sus diferentes capítulos... Eso sí, aconsejo leerla con la mente abierta y con paciencia.

Si te lo estás pensando, te dejo en otra entrada diferentes textos y frases del libro que me han gustado, una pequeña selección personal que te puede dar una idea de de qué va Rayuela. Puedes leerla haciendo click aquí.

¡Y nada más! Estoy poco por aquí porque estoy liada con el TFG, pero para seguir mis lecturas y otros contenidos suelo estar más activa por mi Instagram, donde también informo sobre mis reseñas y cosillas mías.

¡Nos leemos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario